Arriba

Arriba

viernes, 25 de febrero de 2011

Fin / David Monteagudo



Este cayó en mis manos de prestado. Un compañero de curro me lo dejó.
La verdad es que se lee muy rápido porque es de los que engancha, que te quedas con ganas de saber cómo van a desarrollarse los acontecimientos. Pero, para mi gusto, no tiene nada más que eso.
Se nota que es contemporáneo, por el lenguaje y los temas que tratan, pero sigue pareciéndome un poco fuera de lugar el que utilice palabras como "encendedor" en vez de "mechero" o "cigarrillo" en vez de "cigarro" o "piti". A día de hoy, ¿quién cojones usa la palabra encendedor aquí en España?, sobretodo si se trata de gente medianamente joven. Tratándose de una novela en la que se iincluyen referencias de actualidad habría podido haber cuidado el lenguaje para que se acercara a la realidad. Son cosas que no me encajan.

La trama comienza con una reunión de excompañeros de instituto al cabo de bastantes años. Se reúnen en una casa en mitad del monte a la que iban cuando eran unos chuvalines. Así que cada uno va llegando con sus fantasmas a la casa, todos excepto uno, que era del que se reían, el que se llevaba las collejas.
De pronto tiene lugar un fenómeno extraño que les obligará a tomar decisiones y a organizarse para poder salir de ahí. Intervienen entonces las diferentes personalidades de cada uno, su presente situación y las rencillas pasadas. Los típicos roles de grupo que existen en el instituto: unos quieren escapar de ellos y olvidar; otros quieren aferrarse a ellos porque, quizás, ha sido la época más triunfal de sus vidas.
Comienzan las tiranteces, y conforme avanza la novela y la presión (recuerda a 10 Negritos, cuando empieza a desaparecer la peña) estas tiranteces se van agravando.

La novela se basa en los diálogos, rápidos, de los que se puede deducir la personalidad de cada uno de los personajes que ahí se encuentran, casi sin necesidad de que te cuenten sus historias. Tiene un rollo apocalíptico en el que no hubiera desentonado la aparición de zombies al estilo Walking dead u osos polares al estilo Lost, solo que no los hay.

No sé, es uno de esos libros que se leen MUY rápido pero, mi pega, según vas avanzando te va recordando a distintas novelas (10 negritos o el señor de las moscas entre otras) y no te da la impresión de leer nada nuevo. Como comprobaréis, no han habido párrafos que por su forma me hayan resultado reseñables. Es lo más lineal que se haya visto. Por su fondo, pues... depende de los intereses de cada uno, ya dije que hace referencias a temas de actualidad, pero poco más.



*****************

"-¡A la mierda, estoy rodeado! Todo son normas, hasta mis amigos me imponen normas. Es como lo de fumar: antes fumaba uno tranquilo, los hombre fumaban, tu padre fumaba, ya se sabía, era lo normal. Ahora... ahora te hacen sentirte un delincuente por hacerte encender un cigarro, te quieren convencer de que te estás matando. Por eso se enferma la gente, porque ya fumo uno a disgusto, y eso no puede sentar bien. Antes la gente no se moría tanto de cáncer de pulmón y todo eso...
-Algo de razón tiene Hugo -apunta Ibáñez-. En nuestra civilización occidental llevamos quinientos años fumando como carreteros, y tampoco es que haya degenerado la raza ni haya bajado la población. El control demográfico ha venido de la mano de métodos bastante más expeditivos...
-Mira, ves: aquí el intelectual me apoya."

9 comentarios:

Vero dijo...

Pues a mí me llamaba mucho pero ya he leído 2 o 3 reseñas que pufff o sea que no sé si me lo acabaré cogiendo. Queda tanto por leer!

e. r. dijo...

Katrina,
en el párrafo que escogiste dice cigarro!!! Monteagudo tiene poco de agudo, y poco de monte... A veces pasa, cuando los nombres son excesivos cohiben a los portadores. Sigo con ganas tus reseñas.
Besos!

J. G. dijo...

no estuvo mal el librillo, a ver si me acuerdo esta noche que estuve aquí

Oesido dijo...

Cuando acabé de leer el libro, me pasó un poco como a tí; me pregunté ¿y? En principio mi visión es negativa, lo peor, algunos diálogos; pero lo cierto es que lo leí de un tirón sin aburrirme. Al final me sentí un poco engañado; pero sigo preguntándome ¿y? Un saludo

La hierba roja dijo...

Yo me sentí muy engañada con este libro. La crítica hablaba muy bien de él y ¿qué aporta? Porque sí, se lee rápido, pero los personajes son de chiste, los diálogos dan pena y encima es una copia de 10 negritos... en fin, para mí lo mejor fue cuando lo acabé.

Saludos.

Eneida dijo...

A mi me ha parecido lamentable. Se lee muy rápido, porque engancha, pero es que daba la sensación de estar viendo una peli de después de comer en Tele 5. A mi también me dio la sensación de que fuera algo parecido a Diez Negritos, a la Bruja de Blair, etc.
Me lo acabo de leer y también he hecho una reseña en mi blog (si te quieres pasar pincha en mi nick, por no poner el enlace aquí...)

Jorge dijo...

Katrina, bonito el blog. Llegue aquí buscando algo sobre La madame americana y me ha gustado mucho.
Yo reseño en mi blog, también, pero me quedo sólo con los textos eróticos.
Saludos,
Jorge

Mr Hans dijo...

mi mas profundo agradecimiento por descubrirme a montero glez.

mnsingracia dijo...

Excelente blog!Saludos desde argentina.