Arriba

Arriba

lunes, 21 de junio de 2010

Y los hipopótamos se cocieron en sus tanques / William S. Burroughs y Jack Kerouac



Bueno bueno bueno!!!!!!!!!
Esto es la ostia. Primera edición en Anagrama: Abril de 2010. Pero no sólo es reciente en esta editorial, sino para el mundo entero. Me explico.
¿Alguno habíais oído algo acerca de esta novela? Mira que he tenido épocas muy beat, pero no tenía conocimiento de la novela que nos ocupa y, esto, tiene su explicación. Empezaré por el Epílogo de la novela.
Esta novela ha estado escondida durante décadas. La razón era que el albacea del testamento de Burroughs le prometió a éste que la novela no vería la luz hasta que desapareciesen todos sus protagonistas. Y esto ocurrió en 2005 con la muerte de Lucien, uno de los colegas de Jack y William y, además, protagonista de esta historia.
En una carta del 7 de Abril de 1952, Jack Kerouac comenta que: "El asunto real es que Burroughs y yo escribimos una novela sensacional de 200 páginas sobre el crimen de Lucien en 1945 que impresionó a todas las editoriales de la ciudad, y también a los agentes..."
A lo mejor leí en algún momento algo acerca de un crimen que inició el mito de los beats... pero poco más. Y aquí está la crónica, hecha mano a mano entre dos de los máximos exponentes de dicha generación. No voy a contar la trama porque entonces destrozo el libro y su disfrute, pero es para flipar. Sobretodo sabiendo que es real y se puede localizar en hemerotecas... (supongo).
Pero lo que rodea la trama es la pura esencia beat. Lo que suponía un grupo de chavales jóvenes en los años 50 que se dedicaban a disfrutar de la vida y leían mucho. Con un "centro de operaciones" que resulta ser la casa de alguno (o más de uno) de los del grupo. La peña entra y sale como Pedro por su casa porque sabe que siempre va a haber alguien ahí y, probablemente, se puedan hacer compañía el uno al otro mientras privan y hablan de literatura (por ejemplo). La verdad es que es un rollo cojonudo.
Y tú, mientras tanto, te vas leyendo cómo se lo pasan (cómo beben, cómo se drogan, cómo se comportan y a dónde van) y de lo que hablan... hasta que ¡zas! el sorpresón. Como no es un libro muy largo, se lleva bien pasar un rato leyendo sobre los quehaceres de esa gente.
Hay cuatro personajes principales: Mike Ryko (que es Kerouac), William Dennison (Burroughs, mi preferido, jajajaja, el más juicioso con diferencia. a SU PUTA BOLA), Phillip (un chavalín de 17 años, de estos en plan efebo) y Allen (un pive ya con sus treinta años cumplidos, que está perdidamente enamorado de Phillip). Kerouac y Burroughs se van turnando con los capítulos y cada uno narra desde su propio punto de vista. Mismos hechos, dos puntos de vista, dos personalidades y dos formas de plasmarlo e interpretarlo. Buah.

Se lee rápido, no llega a las 200 páginas, con el texto espaciado y encima dividido en capítulos cortos.
Me ha gustado, sigue aportando letras nuevas al mito beat. Y ese mano a mano bien merece un hueco en mi biblioteca. Faltaba más, ¡quiá!.

************************




"Dije a Phil que siempre es mejor irse a navegar con un socio por si hay problemas a bordo del barco con los otros miembros de la tripulación. Le expliqué que algunas veces el lobo solitario era probable que tuviese que agarrar el palo por el lado de la mierda, especialmente si era de los que les gusta andar siempre por su cuenta. Esa clase de marineros, le dije, despiertan las suspicacias de los otros tripulantes sin darse cuenta."






"-¿Qué vas a hacer cuando estés navegando? -dijo.
Y yo dije:
-No te preocupes por el futuro."






"Cuando abrimos la puerta me dijo:
-Después de ti.
Y yo dije: 'Tú primero, por favor, aquí estamos en mi casa', que me pareció de un tono muy distinguido y él salió primero. Danny era muy puntilloso con la etiqueta y se sabía el manual de Emily Post de cabo a rabo"
(este tipo de cosas están en peligro de extinción)






"Llevaba puesto un traje de tweed inglés que parecía que llevase años durmiendo con él, una camisa barata de la Sexta Avenida y una corbata de Sulka pero toda raída. Era como un personaje del Bowery. Así que le seguí."







"Phillip empezó a hablarme sobre La tercera moral de Gerald Heard, sobre la mutación biológica, y finalmente sobre cómo los dinosaurios más progresistas mutaron en mamíferos mientras que los dinosaurios burgueses se extinguieron.
Se tomó un tercer martini. Me miró intensamente y me cogió del brazo.
-Mira -dijo-, eres como un pez en un estanque. Y se está secando. Tienes que mutar en anfibio, pero hay alguien que se te aferra y te dice que tienes que quedarte en el estanque y que todo se arreglará."





"Cuando volví a mi apartamento era demasiado temprano para irme a la cama. Deambulé un rato por el cuarto, hice unos cuantos solitarios y decidí tomar morfina, cosa que no había hecho desde hacía varias semanas.
Así que reuní sobre el escritorio un vaso de agua, una lámpara de alcohol, una cuchara, una botella de alcohol de farmacia y un poco de algodón absorbente. Busqué en el cajón del buró y saqué una jeringuilla y unas tabletas de morfina de un frasquito de bencedrina. Partí una de las tabletas por la mitad con una navaja, medí el agua con la jeringa, y eché en el agua de la cuchara una tableta y media.
Sostuve la cuchara sobre la llama de la lámpara de alcohol hasta que las tabletas quedaron totalmente disueltas. Dejé enfriarse la solución y luego la absorbí con la jeringa, coloqué la aguja y me puse a buscar una buena vena en el brazo. Al cabo de un rato encontré una, la aguja entró, la sangre salió, y la volví a meter con todo el resto. Casi inmediatamente me invadió de arriba abajo una relajación completa".

****************************************

Siempre ando con excusas.
Eso. Que me falta tiempo.

Y que llegue Julio!