Arriba

Arriba

viernes, 2 de enero de 2009

Dos cero cero nueve / Katrina Van Dassos


Aquí les dejo la felicitación del recién estrenado año, con una humilde flor (de collar hawaiano), como presente, para todos ustedes con mis mejores deseos.
A estas alturas creo que el cerebro empieza a regir como debería, con sus acentos, sus comas y sus puntos y aparte. Sobretodo con los puntos y aparte.

Como el propósito de nuevo año ya lo he conseguido, esto es, dejar la vida de parásito y reintegrarme a la sociedad, les prometo que dentro de 5 días, fecha de reinserción, volveré a devorar líneas y a darles la brasa con mis lecturas.
Los otros propósitos de no ir al gimnasio, dominar el espanglish y no dejar los vicios (legales e ilegales, sanos e insanos), creo que conseguiré llevarlos a cabo.

Un abrazo y feliz año...