Arriba

Arriba

miércoles, 3 de diciembre de 2008

La venganza de Don Mendo / Muñoz Seca


Bueno, bueno. Esto es LO MÁS.
Estoy flipándolo. Me he reído mucho y sanamente, como quien dice. Sin psicotropía mental ni lectora. Lo que no quiere decir que mientras escriba esto haga justo lo contrario: fruncir ceño y soltar humo divino.

Además, el libro en sí prometía. Es del pack-herencia-abuela y cuando lo ví en la estantería me enamoré perdidamente. Ahí, con marcas de haber vivido mucho pero sin querer llamar la atención, minúsculo en comparación al resto. Las tapas,de cartón blando, cuarteadas, tiene manchas grasa de diferentes épocas. Y un 32 escrito a lápiz en una esquina de la portada. Luego resulta que trae un prólogo de Benavente e ilustraciones varias. Del año 67. Cabe en la palma de mi mano.
Lo del 32 me desconcierta, no creo que haya valido 32 pesetas, ni de blas. A lo mejor fue un identificador para inventarios, no sé.

Y ná, como me he puesto con los clásicos pues era el momento de leerlo.
Me marqué un lanzamiento en plancha al sillón con el libro en mano y hasta que no lo terminé no me moví de ahí. Es decir, que se lee a toda ostia. Además, es que hay que leérselo con ritmo, porque viene todo rimado y se aprecia mucho más si enlazas los versos aunque cambie de personaje (viene colocadito mediante sangrías).

La historia de Don Mendo, clasicazo, ¿no?. Recuerdo en el colegio haber representado el último acto en clase de lengua; pero no me acordaba para nada de los matices de cómo estaba escrita y lo cachondos que son los personajes.
Además, del resto de la historia tampoco me acordaba. Para este tipo de cosas resulta, curiosamente, muy útil padecer pérdidas de memoria...

Al pobre Mendo le tiene encandilao una lagartona, hija de Conde, de mucho cuidao; ella tiene sus planes de futuro: una boda con otro de la realeza. Pero eso él no lo sabe. Le promete a Magdalena (mala, malíiiiiiisima) no manchar nunca su honor y no decirle a nadie que se "habla con ella",total, que justo después le pillan en el balcón. Se arma la de dios y él se hace pasar por un ladrón, había prometido no decir nada de por qué estaba ahí. La Magdalena, para disimular bien, dice, la muy perra, que oye, casi mejor si le emparedamos así en el torreón, de guays, como atracción turística, y le dejamos una mano fuera para que sepan que es verdad eso que dicen, que contigo, padre, no se juega.
El Mendo flipa, claro, y para colmo se entera de que se va a casar con un Panoli con el que también se "hablaba".

Por fortuna Don Mendo consigue escapar (cojonuda forma).
Como se preveía, un tiempo después se reencontrarán todos... y unos cuantos más, que a la Magdalena le va la marcha que lo flipáis. El momento de la venganza se acerca!!!
Corre más sangre que en San Martín.

Respecto al final, sólo diré una cosa: APOTEÓSICO.



***********************


Sobre las 7 y media: grande, juego, grande.

"(...)Hablamos... "Y vos, ¿qué hacéis?..."
"Aburrirme." Y el de Vedia
dijo: "No os aburriréis;
os propongo, si queréis,
jugar a las siete y media."
MAGDALENA.– ¿Y por qué marcó esa hora
tan rara? Pudo ser luego...
MENDO.– Es que tu inocencia ignora
que a más de una hora, señora,

las siete media es un juego.
MAGDALENA.– ¿Un juego?
MENDO.– Y un juego vil
que no hay que jugarlo a ciegas,
pues juegas cien veces, mil,
y de las mil, ves febril
que o te pasas o no llegas.
Y el no llegar da dolor,
pues indica que mal tasas

y eres del otro deudor.

Mas ¡ay de ti si te pasas!

¡Si te pasas es peor!"







"MENDO.– Temo que algún deslenguado
lo sepa, y diga: don Mendo
es un vil y un desahogado,
que se pizca de aprensión
aprovechó la ocasión
que él creyó propicia y obvia
y pagó a cierto Barón
con alhajas de su novia.
Y me anulo y me atribullo
y mi horror no dismulo,

pues, aunque el nombre te asombre
,
quien obra así tiene un nombre,
y ese nombre es el de... chulo
."





"¡Fuerzas, cielos, porque al vella
querré matalla y mordella
y eso sería delatalla!

¡Juro a Dios que he de miralla
y escuchalla sin vendella!
Mas si juré no perdella
también vengarme juré
en la infausta noche aquella.
Y he de vengarme; sí, a fe.
¿Mas qué haré, qué intentaré?
¿Cómo vengarme podré
si lo que juré, sé que
lacra mi boca y la sella?
¡Cómo, ¡ay Dios!, compaginallo
si este desengaño, ¡ah!,
no puede dejarme ya
ni tiempo para pensallo?... (Saca el puñal, lo besa y lo contempla con arrobo.)
¡Puñal de puño de aluño!...
¡Puñal de bruñido acero,
orgullo del puñalero
que te forjó y te dio bruño!...

Puñal que en mi mano empuño,

en cuyos finos estríes

hay escritas con rubíes

dos frases a cual más bella:
«Si hay que luchar, no te enfríes.

Si hay que matar... descabella.»
"



"has de ver cómo me porto;
pues esta tarde en la cueva
adonde el hado te lleva,
juro por quien fui y no soy
que he de vengarme y que voy
a dejarte como nueva.
Porque al hacer explosión
todo el odio que hay en mí,
seré para tu expiación,
no ya un clavel carmesí,

sino un clavel reventón.
"




"No me enojes, marquesa de Tarrasa;
ya sé que no hago bien; pero el cuitado
es tan gentis, que su mirar abrasa.
¿Dónde viste doncel más bien formado?
Mi virtud ante él muere y fracasa.
¡Pecado quiero ser si él es pecado!...
que por un beso de su boca diera
cien coronas, cien vidas que tuviera."





"AZOFAIFA.– Entre esas piedras oculta,
afilaré mi puñal.
Marchóme, pues por aquí,
y vete, Alí, ¡por Alá!
(Azofaifa hace mutis por la derecha primer término.)"





En fin,

"NUÑO.– Y ahora, deudos, retiraos, que es tarde y no es ocasión de veladas ni saraos. Recibid mi bendición."




Y aquí les dejo con dos vídeos:

-un vídeo de una representación con Manolo Gómez Bur como Don Mendo.




-y otro que encontrado buscando la estrofa que más me ha gustado... MENUDO PRENDA.
JAJAJAJA. E-NOR-ME.





****LO EDITO POR AQUÍ PARA AÑADIR OTRO VÍDEO DEL MISMO SEÑOR DE LA CAMISA DE FRANELA, ESTA VEZ INTERPRETANDO: LAS 7 Y MEDIA***************