Arriba

Arriba

martes, 19 de agosto de 2008

Historia del tiempo / Stephen W. Hawking





Les he pillao por sorpresa esta vez, ¿eh, amigos? Forma parte de una colección que he heredado recientemente y pienso devorar.

Después de Escoria: puro contraste. En realidad, creo, que contrasta con cualquier libro de los que habitualmente leo. Lo más parecido que recuerdo es un libro de entrevistas a científicos de Punset y, aún así, dista kilómetros del libro este.

Supongo que al leer el nombre del autor les habrá venido a la cabeza la imagen de ese señor tetraplégico del que todo dios sabe que es un portento en la física.

Ha sido regresar al último año de colegio, cuando por encima, la loca de la profesora de física, te intenta explicar el principio de incertidumbre (y a grandes rasgos lo consigue) mientras menciona palabros como Spin y Quark. Dos "cosas" de las que lo único que te queda claro es que son más pequeñas que un electrón y se conocen desde hace 30 o 40 años.

A ver, cierto es que hay fragmentos en el libro en los que dices: -oye tronco, y qué me quieres decir con eso. No sé si porque realmente no estoy entendiendo lo que dice o porque no comprendo lo que eso implica. Pero tampoco me ha ocurrido tantas veces a lo largo del libro.

El tío explica las cosas de la manera menos abstracta que pueda para que se vea claro, o al menos te pone ejemplos bastante comprensibles y explica sus consecuencias. Método científico: observación, recogida de datos, ordenación, análisis y conclusiones. Algo de eso, pero narrado con la finalidad de que lo lea gente no especializada. Creo que con los fragmentos que dejo, os hacéis a la idea.

Y su finalidad es, como ya hicieron muchos otros, tratar de averiguar si existe o no un hueco para dios en el mundo. FLIPAS.
Del Big Bang, al Big Crunch... ¿el universo seguirá expandiéndose infinitamente? ¿O comenzará a disminuir? ¿existen o no los agujeros negros?

Sobre esta última cuestión aquí, el amigo autor, tiene una apuesta con otro físico. Si pierde (si existen) tendrá que pagarle una suscripción durante un año a la revista Pent House al otro. jajajaja....


Sin más dilación me despido.
Volveré con un par de obras de teatro, intentando no descuidar el género.


Y...... ¡¡¡¡¡¡¡¡qué pequeños somos en proporción al cossssssssmosssssssooommooosssscosssssssssmossssssssss!!!!!!!!!

¡¡¡¡¡¡¡¡relativo e impredecible!!!!!!!!!!


***************************************************

(un objeto) "De hecho no puede alcanzar nunca la velocidad de la luz, porque entonces su masa habría llegado a ser infinita, y por la equivalencia entre masa y energía, habría costado una cantidad infinita de energía el poner al objeto en ese estado. Por esta razón, cualquier objeto normal está confinado por la relatividad a moverse siempre a velocidades menores que la de la luz. Sólo la luz, u otras ondas que no posean masa intrínseca, pueden moverse a la velocidad de la luz. "





"
Una característica notable del primer tipo de modelo de Friedmann es que, en él, el universo no es infinito en el espacio, aunque tampoco tiene ningún límite. La gravedad es tan fuerte que el espacio se curva cerrándose sobre sí mismo, resultando parecido a la superficie de la Tierra. Si uno se mantiene viajando sobre la superficie de la Tierra en una cierta dirección, nunca llega frente a una barrera infranqueable o se cae por un precipicio, sino que finalmente regresa al lugar de donde partió. En el primer modelo de Friedmann, el espacio es justo como esto, pero con tres dimensiones en vez de con dos, como ocurre con la superficie terrestre. La cuarta dimensión, el tiempo, también tiene una extensión finita, pero es como una línea con dos extremos o fronteras, un principio y un final. Se verá más adelante que cuando se combina la relatividad general con el principio de incertidumbre de la mecánica cuántica, es posible que ambos, espacio y tiempo, sean finitos, sin ningún tipo de borde o frontera. "






"un catedrático de Cambridge, John Michell, escribió en 1783 un artículo en el Philosophical Transactions of the Royal Society of London en el que señalaba que una estrella que fuera suficientemente masiva y compacta tendría un campo gravitatorio tan intenso que la luz no podría escapar: la luz emitida desde la superficie de la estrella sería arrastrada de vuelta hacia el centro por la atracción gravitatoria de la estrella, antes de que pudiera llegar muy lejos. Michell sugirió que podría haber un gran número de estrellas de este tipo. A pesar de que no seríamos capaces de verlas porque su luz no nos alcanzaría, sí notaríamos su atracción gravitatoria. Estos objetos son los que hoy en día llamamos agujeros negros, ya que esto es precisamente lo que son: huecos negros en el espacio."






"A pesar de ello, tengo pendiente una apuesta con Kid Thorne, del Instituto Tecnológico de California, de que ¡de hecho Cygnus X-1 no contiene ningún agujero negro! Se trata de una especie de póliza de seguros para mí. He realizado una gran cantidad de trabajos sobre agujeros negros, y estaría todo perdido si resultara que los agujeros negros no existen. Pero en este caso, tendría el consuelo de ganar la apuesta, que me proporcionaría recibir la revista Private Eye durante cuatro años. Si los agujeros negros existen, Kip obtendrá una suscripción a la revista Pent House para un año."






"Como la energía no puede ser creada de la nada, uno de los componentes de un par partícula/antipartícula tendrá energía positiva y el otro energía negativa. El que tiene energía negativa está condenado a ser una partícula virtual de vida muy corta, porque las partículas reales siempre tienen energía positiva en situaciones normales. Debe, por lo tanto, buscar a su pareja y aniquilarse con ella."





"el descubrimiento de que la velocidad de la luz resultaba ser la misma para todo observador, sin importar cómo se estuviese moviendo éste, condujo a la teoría de la relatividad, y en ésta tenía que abandonarse la idea de que había un tiempo absoluto único. En lugar de ello, cada observador tendría su propia medida del tiempo, que sería la registrada por un reloj que él llevase consigo; relojes correspondientes a diferentes observadores no coincidirían necesariamente. De este modo el tiempo se convirtió en un concepto más personal, relativo al observador que lo medía."







"Pero ¿qué ocurriría (y cuándo) si el universo dejase de expandirse y empezase a contraerse? ¿Se invertiría la flecha termodinámica, y el desorden empezaría a disminuir con el tiempo? Esto llevaría a todo tipo de posibilidades de ciencia-ficción para la gente que sobreviviese la fase en expansión y llegase hasta la fase en contracción. ¿Verían vasos rotos recomponiéndose ellos solos en el suelo y saltando sobre la mesa? ¿Serían capaces de recordar las cotizaciones de mañana y hacer una fortuna en la bolsa? Podría parecer algo académico preocuparse acerca de lo que ocurriría cuando el universo se colapsase de nuevo, ya que no empezará a contraerse al menos durante otros diez mil millones de años. Pero existe un camino más rápido para averiguar qué ocurriría: saltar dentro de un agujero negro. El colapso de una estrella para formar un agujero negro es bastante parecido a las últimas etapas del colapso de todo el universo. Por tanto si el desorden fuese a disminuir en la fase contractiva del universo, podría esperarse también que disminuyese dentro de un agujero negro. De este modo, tal vez un astronauta que cayese en uno sería capaz de hacer dinero en la ruleta recordando adónde fue la bola antes que él hiciese su apuesta. (Desafortunadamente, sin embargo, no tendría tiempo de jugar antes de convertirse en spaghetti. Ni sería capaz de decirnos nada acerca de la inversión de la flecha termodinámica, ni de depositar sus ganancias, porque estaría atrapado detrás del horizonte de sucesos del agujero negro)."





"las leyes de la ciencia no distinguen entre las direcciones hacia adelante y hacia atrás del tiempo. Sin embargo, hay al menos tres flechas del tiempo que sí distinguen el pasado del futuro. Son la flecha termodinámica, la dirección del tiempo en la cual el desorden aumenta; la flecha psicológica, la dirección del tiempo según la cual recordamos el pasado y no el futuro; y la flecha cosmológica, la dirección del tiempo en la cual el universo se expande en vez de contraerse. "




"Pero, ¿puede haber en realidad una teoría unificada? [...] Parece haber tres posibilidades: 1. Existe realmente una teoría unificada completa, [...]. 2. No existe ninguna teoría definitiva del universo, sino una sucesión infinita de teorías [...]. 3. No hay ninguna teoría del universo; los acontecimientos no pueden predecirse más allá de cierto punto, ya que ocurren de una manera aleatoria y arbitraria."




"redefiniendo el objeto de la ciencia: nuestra intención es formular un conjunto de leyes que nos permitan predecir acontecimientos sólo hasta el límite impuesto por el principio de incertidumbre. "

8 comentarios:

Adri Phaustho dijo...

Los pasajes que has incluído en esta entrada me han parecido sumamente interesantes y, tal y como dices, Hawking narra todos estos aspectos científicos de manera muy sencilla y comprensible.

Saludos!

LEOFUMOPIO dijo...

y esa biblioteca o coleccion de libros de quien las heredado

loslibros dijo...

Sencillamente genial...

mariano skan dijo...

Yo tengo esa misma edición y no te miento si te digo que compré el libro en un kiosco en el año 95.
Tiene ilustraciones en blanco y negro y muchos gráficos explicando los agujeros negros.
De esa misma colección tengo el tomo Nº 6 Obra abierta de H Eco, Planeta-Agostini.

El libro de Hawking me pareció accesible para un bruto como yo en custiones de física. Me sorpendió lo del principio de incertidumbre y todas esas cosillas.

saludos

Yahuan dijo...

Pues la verdad... no es muy mi estilo. Hace un año me leí un libro de este autor: "El universo en una cáscara de nuez" o algo así, y la verdad, no sa tenia muy claro si me estaba enterando muy bien y todo era muy sencillo o de si todo era muy complejo y de que yo no me enteraba de nada, al final me decanté por la segunda opcióm-...

Molly Bloom dijo...

Hola, hace rato leo tu blog, me gusta mucho en realidad.
Ahora, con este libro no creo que me involucre aunque tu reseña lo hace tentador.
Heredar una colección de libros, sublime, estaba a punto de decir "desearía..." pero me acordé del cuento Pata de mono y me abstuve.
Saludos!

Salvatore dijo...

Este es un libro que desde cuando me quiero echar al plato, pero por una cosa o por otra no he podido leer nada aún de Hawking.Además en la colección en que lo has conseguido está excelente. Se me hace que terminaré por bajarlo gratis de Libros Tauro.
En fin, ¡felicidades!

cyberwarrior dijo...

vaya...si que me sorprendes. Que una chica de letras como tu lea al pajarraco este.
Si nos metemos en lo personal este tio tiene bastante mal rollito pero lo personal es suyo asi que mejor no menear la basura que pa eso ya está la tele. Con respecto a la Fisica, la verdad es que suena bastante pedante que "intente buscarle un hueco en la agenda del universo al señor conocido como Dios"...¿cómo es posible tanta presunción y confusión de churras con merinas?.
Por lo demás me alegro de leerte otra vez y esperando que hayas arreglado tu panel de mensajes te envio éste a ver si entra.
Por cierto, este diseño de blog es hortera y mucho peor que el antiguo.

Sludos