Arriba

Arriba

miércoles, 18 de junio de 2008

Pólvora Negra / Montero Glez


Una vez más, Montero lo vueeeeeelve a partir!

Qué grande que es este caballero, creo que puedo afirmar sin ningún género de duda que es mi escritor contemporáneo predilecto; y no me apuren mucho más, no vaya ser que se me escape alguna hipérbole del tipo: ES MI PUTO ESCRITOR FAVORITO DE TODOS LOS TIEMPOSSSSSSSSSSS.... Cosa que si reflexionase, supongo que me retractaría (o no).


Aquí albergo dos entradas más de otros dos libros suyos: Manteca Colorá y Cuando la noche obliga.

Lo más macarra, a la par que elegante, que ha parado en mis manos. Y eso que en esta ocasión (y no sé si servirá de precedente) no trata sobre narcos, putas o gitanos en un contexto actual; sino que introduce el contexto histórico con su documentación histórica previa correspondiente. Una de las cosas que he de destacar (al margen de la novela en sí) son los agradecimientos incluídos al final, que a su vez es una especie de bibliografía utilizada.

"Un libro se debe a otros tantos libros y éste no iba a ser menos. En primer lugar, cabe aquí citar el libro que me puso sobre la pista de Mateo Morral, el escrito por José Esteban y titulado: Mateo Morral, el anarquista. Fue editado por Blanco Chivite, y fue Blanco Chivite el que me puso en contacto con Pepe Esteban. Ahí empezó todo. (...)"


Y es que Mateo Morral fue el señor que quiso regalar a Alfonso XIII el día de su boda en Madrid un precioso ramo de flores, con bomba incluída dentro. En torno a este hecho, con saltos temporales (como es costumbre en Montero) nos va desvelando la trama que se ocupa detrás y los personajes implicados. Camareras, anarquistas, el malísimo Beltrán (la corrupción de las fuerzas del orden en persona) y otras autoridades, etc. retratados en el Madrid de la época (con mucha fidelidad a las rutas/calles).

Utilizo uno de los párrafos del libro para ilustrar el tema, y sin más dilación me despido... enamorada de Mateo Morral.
Después, el resto de extractos, como normalmente.

“Tras una larga noche de vigilia, el pueblo de Madrid se preparaba para enterrar a sus muertos. Los periódicos se vendían como pan caliente, salpicando de tinta y metralla los mármoles de los cafés. Los papeles no dejaban escapar el más mínimo detalle, con los caballos agonizando de fiebre sobre las calles calientes, mientras el rey, Alfonso XIII, blasfemaba esputos de sangre y munición. En apariencia fue un generoso regalo de bodas ya que, el artefacto, venía disimulado en un ramo de flores. Unos periódicos decían que eran rosas rojas y otros que las rosas eran blancas, pero de lo que no había duda era de que el milagro ocurrió y que, a los recién casados, si exceptuamos que a ella se le sacó de cuajo el apetito, y que a él se le descolgó la mandíbula, no les pasó nada.”


Por cierto, el Making Off del libro (como quien dice) puede leerse en su blog

*****


“Decían que, en sus interrogatorios, acometía por todos los flancos, sin ningún atisbo de piedad, regodeándose en la agonía y no parando hasta conseguir escuchar el eco de una confesión. Nunca faltaba la manicura con tenazas, ni los golpes con naranjas envueltas en un paño, ni tampoco las sofisticadas descargas eléctricas al baño María que amorataban el escroto de los acusados. Si alguna vez se le iba la mano, se deshacía del cadáver arrojándolo al Manzanares con una piedra por corbata. En todo Madrid era sabido que las dos cosas que más odiaba el teniente Beltrán eran, por este orden, una ficha virgen y una mujer, virgen también. Sin embargo, para ambas cosas, siempre tenía la solución.”





“La historia del Mateo, el anarquista, se estaba bebiendo a tragos por las tabernas de Madrid.”






“Eran los llamados teósofos. Venían a decir que todo lo acontecido, y todo lo que queda por acontecer, está escrito en la carta astral de Madrid. Una carta brava y de alta reunión planetaria que soporta las siete estrellas de la osa mayor junto con intromisiones de pequeños astros que, al ser caóticos y no estar sujetos a orden alguno, resultan más concentrados, más puñeteros y más difíciles de prevenir.”






<<Márcame patilla.>> Mientras pasaba navaja, el barbero hablaba de Guerrita y Lagartijo, poniéndoles como ejemplo. <<La cintura es para bailar en las mujeres, con la cintura los hombres torean, no bailan, a ver si nos vamos enterando.>>






“-Mi querido Mateo, el hombre es el nervio de la guerra. Sin embargo, encontrar hombres hoy en día es más difícil que encontrar oro. Por eso le vuelvo a repetir que lo único que hace falta es <<esto>>. –Y el viejo Espadón volvió a agarrarse la entrepierna con los dedos sucios de polvo--. <<Esto>>.






“la catadura moral del Cojo era igual al a de los churros. Se dejaba dorar en todos los aceites. A la mañana estaba con el obrero, a la tarde con el patrón, y a la noche sólo el Diablo sabrá. Las contradicciones de buen burgués acompañaban al Cojo, llegando a ser tan útiles para su supervivencia que, de dos bastonazos, las convertiría en crujientes virtudes.”






“Durante el tiempo que duró la ingesta, el hombre de la boina explicaba a las mujeres que, lo del anarquismo, era como lo del cristianismo. Con la última pinchada de bacalao, el Mateo reprimió las ganas de explicar que él no era mártir de ninguna idea. Y se llevó el vaso de vino a la boca. Para él no habían existido jamás los cristianos, en todo caso, si hubo uno, murió clavado en la cruz. El Mateo sostenía que, después de Cristo, no hay creencia, tan sólo instintos, sinónimos todos de impotencia, mansedumbre y pasividad. Volvió a beber y el hombre de la boina se levantó a pagar...”

6 comentarios:

LEOFUMOPIO dijo...

Me alegra que vuelvas a escribir en el blog. De Montero Glez , no he leído nada , pero por lo que escribes promete. Lo buscare por las librerías de la cuidad.

Por estos lados los días son fríos y cortos, ideales para no salir de casa y leer por las tardes.
Espero que termines bien tus examines yo también estoy en el final de algunos. Cuando los termine, creo que utilizare una semana de vacaciones y me iré de retiro hacia un lugar, para ordenar la vida y los sentimientos.

Hay un escritor que me gusta mucho se llama Alberto Fuguet , hace poco dirigió una película , que tiene muy buen soundtrack.

Ve este video de la película, creo que te gustara.
http://www.youtube.com/watch?v=6rJOo3KfVWg

LEOFUMOPIO dijo...

se me olvidaba otro video , este es de un sebastian kramer , eso si.
http://www.youtube.com/watch?v=nB9kjVYFojU&feature=related

Yahuan dijo...

Me metí en el blog/webpage del autor y no me gustó mucho en general, pero leyendo el post me parece que le puedo dar una oportunidad, sólo una, pero creo que sí se la daré.

Humanoide dijo...

Aguante sebastian kramer, mi amigo.

Me cago en montero glez y en la puta editorial alianza.

Perdon, pero es que me resulta la mar de interesante y los libros de editorial alianza son incomprables.

Ah!!! Maldito dinero!!!

Bueno, un saludo.
En mi último post hay uno de esos enfermitos que a usted le gustan.

Un beso.

LEOFUMOPIO dijo...

¿Estas viva?

yaumatos dijo...

estoy flipando. me gustan tanto los libros que recomiendas (solo he leido alguno de ellos) que parece que hallamos seguido los mismos pasos literarios. Supongo que si pero: has leido algo de Alfredo Bryce Echenique?
a mi me gusta especialmente "Un mundo para Julius" creo que te gustaría si lo lees y desde luego merece un huequito en tu blog (como tantos otros, claro) te acabo de descubrir y algo me dice que te visitaré muy amenudo con placer