Arriba

Arriba

viernes, 16 de febrero de 2007

El misterio del solitario / Jostein Gaarder



Del autor de El Mundo de Sofía (¿a quién no se lo mandaron leer en filosofía? ¿A usted? MUY MAL) y La Joven de las Naranjas (ay! El destino…).

Y no me ha defraudado, Gaarder mantiene el status, vamos, sigue escalando posiciones.
Mucho contenido filosófico tratado desde el punto de vista de un niño (como en el mundo de sofía) ludópata de solitarios y su padre, exmarinero que se pasa el día entero privando y coleccionando Comodines. Pero siempre tratando de maravilla al hijo.

La historia empieza cuando padre e hijo parten hacia Atenas para buscar a la esposa y madre de éstos, a la cual no ven desde hace 8 años que cogió las maletas y se fue "a encontrarse a sí misma".
A mitad del viaje un extraño enano le da una lupa al niño, puesto que "la vas a necesitar". Ese mismo día paran a descansar en un pueblo donde un misterioso anciano panadero le regala al niño una bolsa con panecillos con la condición de que el último se lo coma cuando esté solo. Hans cumple las normas y descubre que en el interior de éste se encuentra un libro con letras minúsculas. Parece que lo de la lupa…

Y ese libro contiene una historia de generaciones atrás, lugares fantasiosos… pero cada cosa parece tener relación con la vida de Hans (y su familia).

Hasta ahí puedo leer.

Sólo decir que el dibujo de la portada es muy representativo al contenido del libro. Cómo se van intercalando las historias y van tomando relevancia detalles que no relacionas con la historia del libro del panecillo.
Muy simbólico cada objeto/situación. Te puedes marear interpretándolo si quieres.
Enorme el libro, es un poco rollo MATRIX ¿píldora azul o roja?

¿QUIÉNES SOMOS? ¿DE DÓNDE VENIMOS?

***MUY RECOMENDABLE***

***

"Cuando el tiempo transcurre, y los recuerdos se alejan cada vez más del instante que los creó, la duda de la memoria siempre nos acecha sigilosamente"




"Mientras somos niños tenemos la habilidad de sentir el mundo a nuestro alrededor. Pero, luego, el mundo en sí se convierte en una costumbre. Hacerse mayor era como emborracharse de sensaciones."




"-Vivimos, ¿oyes? Pero sólo vivimos exactamente ahora. Abrimos los brazos y decimos que existimos. Pero se nos aparta y se nos meted dentro del oscuro saco de la historia. Porque somos de una vez, de usar y tirar. Participamos en un eterno baile de disfraces, en el que las máscaras van y vienen, hoy por mí, mañana por ti, el viejo desaparece de la fila…"





"Deduje que Comodín había bebido de la botella, y que esa extraña bebida fue la que le proporcionó tanta lucidez.
-¿Pero no dijiste que la bebida púrpura hace que uno pierda la capacidad mental y el sentido de la orientación?
-Sí, es verdad. Pero no enseguida. Al principio, la bebida te vuelve enormemente inteligente. Es porque toda la inteligencia es absorbida de golpe. Pero, poco a poco, va llegando la apatía. Eso es lo que hace que esa bebida sea tan peligrosa."




"cuando alguien asume que no entiende algo, es que está en el buen camino para comprender muchas cosas"





"Si nuestro cerebro fuera tan sencillo como para poder entenderlo, seríamos tan tontos que, de todos modos, no lo podríamos entender."





"Deberíamos coger a todos los pasajeros y preguntarles uno por uno si saben por qué vivimos. A los que no supieran contestar, los tiraríamos por la borda."





"así, de pie, delante de la ventana, me sentí como una criatura misteriosa que estaba viva, pero que no sabía nada de sí misma. Sentí que era un ser vivo sobre un planeta en la Vía Láctea. Seguramente lo había sabido siempre, porque, con la educación que había recibido, no era fácil cerrar los ojos a tales hechos pero entonces lo sentí por primera vez en mi propio ser. Era algo que se había metido en cada célula de mi cuerpo."





"-¿Tienes que estar empinando el codo todo el santo día?
-¡Sí señor! –dijo, soltó un eructo, y no se habló más del tema. Pero él se quedo pensando, y yo también."





"Mi consejo a todos aquellos que quieran encontrarse a sí mismos es que sigan justamente donde están. Si no, existe un gran peligro de que se pierdan para siempre"

martes, 13 de febrero de 2007

El Telón / Milan Kundera



Para ser Kundera no me ha entusiasmado pero reconozco que es MEA CULPA, porque de cada 20 referencias de autores/libros que hace, me suena una. Y ya leer algo suyo… creo que un par de Dosto y te Kafka junto con Baudelaire que también lo menciona. Pero ná más. Vamos, que ni me he leído el Quijote (¿llueven capones?) aunque al menos con esa sí sé de qué va a historia… y me mola las valoraciones que hace. Ni Madame Bovary, ni Ulises…

¿Quién coño es Gombrowicz? ¿Y Broch?

Vamos, que mucho clásico pero que desconozco. Menos mal que soy joven y me queda tiempo para seguir…


Es un ensayo sobre la novela en sí, su evolución, su forma, las distintas corrientes que existen para juzgarlas y tal. El problema es que, como ya he dicho, me he dado cuenta que no tengo PERO NI PUTA IDEA de literatura Europea.

Así que he encontrado muchas reflexiones de Kundera con las que estoy de acuerdo, pero taaaaantas otras que no puedo valorar… un poco frustrante todo.

PD: Vuelvo a la novela por un tiempo.

******

"Los personajes novelescos no piden que se les admire por sus virtudes. Piden que se les comprenda, lo cual es algo totalmente distinto."





"Así como la Historia (la de la humanidad) puede tener el mal gusto de repetirse, la historia del arte no soporta repeticiones. El arte no está ahí para registrar, al igual que un gran espejo, todas las peripecias, las variaciones, las infinitas repeticiones de la Historia. El arte no es un orfeón que espolea a la Historia en su marcha. Está ahí para crear su propia historia. Lo que quedará un día de Europa no es su historia repetitiva, que, en sí misma, no representa valor alguno. Lo único que tiene alguna posibilidad de quedar es la historia de las artes."





"El alejamiento geográfico distancia al observador del contexto local y le permite abarcar el gran contexto de la Weltliteratur, el único capaz de hacer aflorar el valor estético de una novela, es decir: los aspectos hasta entonces desconocidos de la existencia que esa novela ha sabido iluminar; la novedad de la forma que ha sabido encontrar."






"La omnipresencia del pensamiento no le ha quitado a la novela su carácter de novela; ha enriquecido su forma y ampliado inmensamente el terreno de lo que sólo puede descubrir y decir la novela."





"Al igual que una mujer se maquilla antes de correr hacia su primera cita, el undo, cuando acude a nosotros en el momento en que nacemos, ya está maquillado, enmascarado, preinterpretado. Y los conformistas no serán los únicos en no darse cuenta; los seres rebeldes, ávidos de oponerse a todos y a todos no se dan cuenta de hasta qué punto son obedientes; sólo se rebelarán contra lo que ha sido interpretado (preinterpretado) como motivo digno de rebelión."





"El hombre pasa a ser célebre cuando el número de quienes lo conocen supera claramente el número de los que él mismo conoce. El reconocimiento de que goza un cirujano no es gloria: e admirado por sus pacientes, sus colegas, no por el público. Vive en equilibrio. La gloria es un desequilibrio. Hay profesiones que la llevan consigo fatal e inevitablemente: la de los políticos, las modelos, los deportistas, los artistas."





"-Todo lector es, cuando lee, el propio lector de sí mismo. La obra del escritor no es más que una especie de instrumento óptico que ofrece al lector para permitirle discernir aquello que, sin ese libro, él no podría ver de sí mismo. El hecho de que el lector reconozca en sí mismo lo que dice el libro es la prueba de la verdad de éste.- Estas líneas de Proust no definen tan sólo el sentido de la novela proustiana; definen el sentido del arte de la novela a secas."




"Podríamos buscar lo trágico sepultado bajo los escombros del horror, en el primer impulso de aquellos que tuvieron el valor de arriesgar sus vidas por su verdad.
Pero hay horrores debajo de los cuales ninguna excavación arqueológica encontrará el menor vestigio de lo trágico; sólo matanzas por dinero; o peor: por una ilusión; o peor aún: por una estupidez.
El infierno (el infierno e la tierra) no es trágico; el infierno es el horror sin ninguna huella de lo trágico."




"¡Intenten definir su necedad! ¡Intenten, por otra parte, definir la necedad en sí! ¿Qué es a fin de cuentas la necedad? La razón es capaz de desenmascarar el mal que se oculta pérfidamente tras una hermosa mentira. Pero, ante la necedad, la razón se muestra impotente. No hay nada que desenmascarar. Le necedad no lleva máscaras. Está ahí, inocente. Sincera. Al desnudo. Es indefinible"

*****

lunes, 12 de febrero de 2007

Cuando la noche obliga / Montero Glez



Ayer volví a recomendar a este autor, así que para ahondar más al respecto comento brevemente “Cuando la noche obliga”. Después de leer más cosas de Ventarrón (al que se lo recomendé) estoy casi segura de que le gustará....

Una historia de clubs de alterne entre Madrid y Tarifa.
El Luisardo, un buscamani de Tarifa, cuenta la historia de un hombre que apareció apuñalado ahí. Esa es la coraza de la novela pero se van entretejiendo personajes e hilos argumentales a una velocidad que flipas.
En realidad el libro comienza con la historia de un camarero que se queda prendado de una femme fatale de esas que van dejando olvidada la pitillera al más puro estilo cenicienta. Claro, el colega se vuelve loco hasta localizarla y resulta ser una lumi.

Y los líos de faldas acaban trayendo secretos peligrosos, matones enzarpados y demás historias.

Sublime.


Os dejo enlaces a críticas del libro aparecidas en diferentes medios:
- El Mundo. 12/02/2003. Por Raúl del Pozo.
- La Vanguardia. 17/03/2003.
- Qué Leer. Febrero 2003. Por Toni Itube.
- El Pais. 14/02/2003. Por Ruiz Mantilla.

Y aquí va la selección...

***

“Ocurre que el viento sopla tan fuerte que borra el número de los zapatos. Y que a su paso enojado arranca lunares de pañuelo, ladridos de perra y besos perdidos para siempre. Y ocurre también que la mar se alborota y que, sabrosa de sal, embiste la costa y chifla los ánimos del viajero”



“(…) los ojos de gelatina clavados en el techo y la somnolencia de animal satisfecho que le desenreda la lengua.”



“Es de esas personas que a la trampa llaman negocio, al robo beneficio y al dinero medida de dignidad”



“Mira, pichita, siguió diciéndome a la vez que sonreía por un lado de la boja, los ojos heridos de sangre y el humo saliendo a empujones, mira, pichita, cuando una persona le confiesa a otra un secreto, está perdida, pues se convierte en persona cautiva y vulnerable. Ya sabes, pichita, desde que el mundo es mundo se paga cara la compulsión informativa.”




“El Faisán se queda solo; sobre la mesa camilla están el dinero y la última mano. Se desata la corbata y se sirve un güisqui. Mira al techo y, cuando sus ojos chocan con la bombilla cagada de moscas, le da por pensar que algo así es la vida, pichita: una bombilla cagada de moscas que unas veces ilumina y otras no. Pero ese pensamiento no le dura mucho, pues el Faisán es de los de, si a esta vida hemos venido a sufrir, pues a mí que me sirvan otra copa.”




“En fin, que el Luisardo poseía un entendimiento que era como una navaja de afeitar, que tiene filo para cortar un cabello, pero que se embota a partir de una loncha de fiambre”




Y ocurre que cuando la va a besar, ella se deja y ocurre también un dialogo que se repite: el de dos silencios que no se dicen nada pero que quieren decir mucho. Ella le abraza en el marco de la puerta; sus labios hirientes y heridos aprietan un cigarrillo. El le promete volver; volverá rico, le dice, y la retirara de ese infecto burdel. Cuídate, viajero. Y la puerta se cierra tras el. Sus pasos resuenan en la escalera




“A día de hoy, la tierra con sus giros de progreso ha conseguido que los esclavos paguen por ser esclavos. Y huyen de sus países o les echan las guerras y las hambres. Y sienten la noche metida en la patera cuando atraviesan en Estrecho. Los hemos visto llegar. Llevan los labios prietos y llenos de juramentos. No los despegan, pues guardan su beso más negro para esta vieja puta que llaman Europa y que les recibe con las piernas abiertas y el coño plagado de ladillas. (…) . Ahora miren al otro lado, asociaciones en pro del mestizaje, oenegés y torcidas entidades de derechos humanos que se aproximan para salir en la tele. Pónganse cómodos, parecen decir los recién llegados, bienvenidos al coño de esta vieja puta que se deja tascar los bajos fétidos y que no pone reparos a nadie que quiera emplearse a fondo en limpiar el semen rancio de la historia. Ustedes no vienen a trabajar, no se confunda, ustedes vienen a dar trabajo, a pagar todas las deudas de este país que les recibe. Al igual que un cáncer es bendecido por un médico, pues significa trabajo y pan, esta carne amontonada en pateras significa trabajo para toda una red de profesionales como son los abogados, médicos, forenses, fiscales, ministros, oposición política y camioneros, pues a ver sino quién cojones los traslada. Por todo lo dicho, el inmigrante no quita trabajo, no se confunda, lo trae. Trabajo del que se benefician aquellos que, debido a nuevas extensiones del lenguaje, al moro con dinero lo denominan árabe





“De él se contaban cosas inquietantes. Contaban que fumaba besando y que miraba matando. Que sus manos eran tan capaces de la caricia como del crimen. Y que cuando algún vivo osaba cruzar esa línea de sombra que le separaba del resto, la venganza silbaba en su cabeza como si retratase del viento que escuchó al nacer. Entonces juraba por los ojos de su madre y se besaba el pulgar al aire y salía de la oscuridad a pedir revancha. Y después de resolver el asunto zarpaba. Se despedía con el aplomo del buen marinero que conoce el pulso de las resacas.”




"…voy a contar lo que es un buscamani, pues el Luisardo y muchos otros ejercían como tal a lomos de sus motos trucadas, comiendo el culo a los coches patrulla y con el teléfono móvil en cobertura para informar de los movimientos de la Guardia Civil. Al principio el trabajo consistía en buscar, simples busquemos de fardos sin dueño, polen de Ketama, goma de Aloceima, chocolate de Bab Taza, en fin pateras que son abordadas por la autoridad y que descargan antes de llegar a la costa. Se quitan el marrón de encima tirando los fardos al agua. Material mojado que deja un dinero a los lugareños. Para ejercer de buscamani solo se necesita ser menor de edad y estar fuera de responsabilidades criminales. De esta forma todo el monte es orégano y toda la playa jachís. (...)”

**