Arriba

Arriba

lunes, 15 de octubre de 2007

Cara a cara con la vida [...] / Eduardo Punset


Sí, lo sé. He estado demasiado perra 2 meses, pero esque, en verdad, también hace falta echarle horas a esta movida. Sobretodo para transcribir, el resto va rodado. Con los clásicos es más fácil, porque están en internet en algún formato, me marco un controlcé-controluve y me ahorro horas. Lo importante es que he vuelto. Ale, ale.

***********************************************************************************

Un poquito de ciencia de vez en cuando tampoco es tan malo.

Cuando terminas el libro la sensación que se te queda es la de insignificancia, no somos nada, joder. Que esto lleva inventado la ostia de años y nos creemos dios, cuando lo único que hacemos es petarlo todo.
Los seres vivos evolucionan para ser capaces de adelantarse a futuras situaciones, y si no necesitan más capacidades de las que tienen para sobrevivir, pues no las desarrollan. Es lógico. Por eso el cerebro humano está tan desarrollado, porque tenían que pensar qué cojones hacer si se les caía la rueda cuesta abajo. Y como bien dice, quizás tenemos un exceso de cerebro que la está jodiendo, pero como a nosotros no nos vaa tocar, ¡que le jodan a las generaciones futuras!.

El Punset está como una puta cabra, lo sospechaba, pero con el libro este he despejado cualquier género de duda. Algunas reflexiones como:

"¿Cómo ves la evolución futura? El balance entre lo positivo y lo negativo, ¿es tan bueno como parece?
Pensaba en el cerebro, en su aspecto terrible, tan comprimido, entre las paredes del cráneo. A la gente le da miedo… Me pregunto si el cerebro funciona realmente, con tantas guerras y violencia… ¿Tenemos un exceso de cerebro? ¿Hemos perdido su control? ¿Podemos mejorar este control? ¿Qué te parece?

Lo mismo es que soy demasiado normal, pero jamás me ha dado por empatizar con el cerebro. Su aspecto “terrible” tampoco se me había planteado, es un puto órgano. Una víscera de mierda. ¿Qué iba a ser sino terrible? ¿Precioso? Madre de dios…
Otra de sus aficiones parece ser el utilizar a sus nietas como conejillos de indias de sus experimentos.

E.P.: -Hace una semana nació una nueva nieta mía...

Phillip V. Tobías: -Felicidades

E.P.: - Intenté examinar la laringe de la recién nacida para comprobar si era cierto que la laringe de los bebés está muy arriba, en una posición muy superior, para que puedan respirar y chupar al mismo tiempo.”


¡Oh! ¡No! Aquí viene el yayo… ¡hazte la loca! ¿Quién eres? A mí no me toques que no me conoces.
Vaya tela.


El libro es como un ¿Sabías qué?, curiosidades a tutiplén sobre: el universo, la vida, el cerebro, conciencia y alma, la evolución, etc. Ese tipo de cosas sobre las que uno filosofa con unos litros entre manos…

He aquí algunas de esas curiosidades.

Nos leemos.


“E.P: (…) los diversos estados de la materia. Los griegos decían que había aire, tierra, agua y fuego, ¿no? Y tu dices algo similar dices que hay sólidos, líquidos, gas y plasma. Dices que casi todo, el 99% del universo, es plasma. El ciudadano de a píe no sabe realmente lo que es el plasma, quiero decir: entendemos lo que son líquidos, sólidos, gas, pero, el plasma… ¿qué es el plasma?

Eugen: Creo que comprendemos el plasma muy bien. El plasma es un estado de la materia cuando las partículas no se acoplan, cuando existen como objetos individuales. Y por este motivo el estado de materia denominado plasma existe a una temperatura muy alta: a miles, o quizá a millones de grados. Entonces los átomos se rompen y se obtienen partículas elementales individuales que se encuentran libres en el espacio, eso es el plasma.

Punset: Eso es el sol.

Eugen: Sí, eso es el sol, correcto.

Punset: ¿De qué estamos hechos?

Eugen: ¿Nosotros?

Punset: Sí, nosotros. Quiero decir: ¿somos líquido, sólido, gas?

Eugen: Bueno, es casi seguro que no tenemos plasma en nuestro interior, pero si que tenemos materia en los otros estados. Tenemos fluidos en nuestro interior, como la sangre; tenemos sólidos, en nuestro interior como nuestros dientes; y tenemos gases como el aire que respiramos.

Punset: Y ¿Hay otros tipos de materia que no conozcamos?

Eugen: Puede que los haya. Por ejemplo, los físicos ahora --desde hace 10 años-- están estudiando intensamente cierto misterio de la astrofísica: la llamada materia negra (dark matter). Los experimentos demuestran que sólo podemos explicar las fuerzas gravitatorias del universo -la atracción entre objetos diferentes- y la evolución de nuestro universo, si suponemos que el peso del universo es 10 veces mayor del que podemos observar. Por lo tanto, existen substancias que no podemos ver pero que constituyen la mayor parte del universo, y esto se denomina materia negra. Y no saben lo que es porque interactúa muy débilmente con otros tipos de materia que sí que conocemos… se trata pues de una cuestión por resolver.”


“Todas las partículas pueden estar en distintos lugares”


“E.P: -¿Qué es lo que hace que las mujeres sincronicen sus ciclos menstruales?

Steve Strogatz: -Las pruebas nos dicen que es a través de unas substancias químicas que todavía no hemos identificado. Parece ser un producto químico que se encuentran en el sudor. Estas pruebas provienen de un estudio hecho a finales de 1970. Había una mujer llamada Genavieve Sweats que observó que cada verano, durante las vacaciones de la universidad, cuando volvía a casa, la menstruación de sus hermanas se sincronizaba con la suya. Había un motivo para creer que Genevieve era una poderosa sincronizadora, que había algo que ella tenía que era muy atractivo. Los médicos que lo estudiaron pensaron que era por... no puedo decir por el olor, porque no había ningún olor, pero había alguna sustancia química que ella producía y que se transmitía a sus hermanas. Para probar esto hicieron que se pusiera algodones en los sobacos, y cada día recogían estos apósitos de algodón que contenían sudor, los trituraban y los mezclaban con alcohol. Lo llamaron “Esencia de Genavieve”, casi como un perfume. Después tomaban pequeñas muestras de “Esencia de Genavieve” y las ponían en la parte del labio superior, debajo de la nariz, de mujeres que vivían a miles de kilómetros y que no la conocían, no tenían ningún contacto con ellas. Estas mujeres eran capaces de, al respirar, oler los productos químicos que había en la secreción del sudor. Y lo increíble pero cierto es que en pocos meses estaban sincronizadas perfectamente con su ciclo menstrual sin haberla conocido o visto nunca.”

“E.p: -Y como características de los psicópatas mencionas la falta de empatía, el no ser capaces de ponerse en el lugar de otros, la falta de conciencia o remordimiento. ¿Cómo podemos explicar a la audiencia lo que quiere decir eso: la falta de empatía, o la falta de conciencia, ¿recuerdas algunos ejemplos?

Robert Hare: -Hay muchos casos donde se puede ver la falta de empatía. Esto sucede cuando no se es capaz de ponerse en el lugar de la otra persona: pero más de forma emocional que intelectual. Es decir que un psicópata puede entrar en tu cerebro e intentar imaginarse lo que tú piensas, sin embargo nunca podrá comprender cómo te sientes. Un ejemplo similar es intentar explicarle los colores a un daltónico. ¿Cómo se puede explicar la empatía y las emociones a un psicópata? Un psicópata puede llegar a relacionarse social o intelectualmente, pero ven y tratan a las personas como objetos. Es muy difícil de explicarlo ya que la gente cree que todos – como seres humanos que somos – debemos pensar y sentir de la misma manera, y no es así. Es muy sorprendente, ya que nos imaginamos que los policías que están en contacto permanente con asesinos, violadores,... saben distinguir quien es un psicópata tan pronto como lo ven, y en realidad no es así.”


“Nicholas Humphrey: (...) los sueños son historias paradigmáticas, que se nutren de las primeras historias que escuchamos y, a la vez, nos acostumbramos a los relatos por medio de las historias que construimos en los sueños. Los primeros sueños son muy sencillos: gran parte de los héroes de los sueños infantiles son animales, porque las personas parecen demasiado complicadas, mientras que los conejos, los gatos, los perros y los tigres tienen emociones simples. Así que los niños empiezan a formular ideas acerca de qué significa ser un organismo activo, tener emociones, sentir miedo, esperanza, alivio o dolor. Creo que la función principal de los sueños es, precisamente, ensayar sentimientos, lanzarnos a situaciones extrañas que quizá no hemos vivido nunca, pero que puede que ocurran.”


“Nicholas Humphrey: (...) Creo que la función social de la inteligencia es muy importante porque hace posible el amor, la compasión y una vida social que funcione de manera positiva, y esto no les es posible a los animales.”



“Nicholas Humphrey: (...) El sueño lúcido es una forma extraordinaria de sueño en la que el sujeto que sueña es consciente de que está soñando y puede controlar su sueño y guiarse a sí mismo a través del sueño. De modo que se ha sugerido que si los sueños normales pueden ayudar a aprender y desempeñan un papel de compromiso con la realidad, los sueños lúcidos son todavía mejores, porque en un sueño lúcido puedes construirte un vitae y situarte en una historia específica como si estuvieras ejecutando un juego de ordenador en el que puedes controlar la trama.”




“Ralph Holloway: En otras palabras, ¡la especie humana estaba perturbada y por eso fue seleccionada!”

4 comentarios:

Vero dijo...

Ya tenía yo ganas de verte escribir! La verdad (si me lo permites) es que te has dado de rogar eh...espero poderte leer pronto.

Un saludo.

Katrina dijo...

INFINITAS GRACIAS, VERO!!!!

Con posteos como el tuyo la verdad es que anima bastante a que se me quite la perrería...
Tengo 2 pendientes de transcribir para que no se me acumulen con el que me estoy leyendo. A ver si lo hago rápido.

Un abrazo

Noesmivida dijo...

sí, Punset a veces parece que se le va la olla (muy divertido lo de la pobre nieta y su inspección de laringe) pero a alguno de sus amiguitos a quien transcribes que dice cosas como (Creo que la función principal de los sueños es, precisamente, ensayar sentimientos, lanzarnos a situaciones extrañas que quizá no hemos vivido nunca, pero que puede que ocurran) es para darle de collejas por hacernos perder el tiempo ...
fuera de casos como éste, el libro es interesante (Richard Dawkins por ejemplo es apasionante)

Seth Fortuyn dijo...

La verdad es que ya era hora, sí, jejeje. Ánimo con esas transcripciones y danos un papelillo, un apunte sobre qué leer (aunque ahora mismo tenga 10 libros pendientes de leer).
Por cierto, ¿has leído La Noche del Cazador? ENORME libro. Y te recomendaría Ender si no fuera por Ender El Xenocida, con 650 páginas de diálogos y diálogos y aburridas disgresiones... ¡joder, si hasta los putos árboles hablan!
Y ya que estás, a ver si abordillamos un poco más la realidad. Sabes a lo que me refiero, ¡y no intentes eludirlo jodía!
Un saludo del pelanas universitario!