Arriba

Arriba

domingo, 7 de enero de 2007

Fin de Partida / Samuel Beckett


En primer lugar, graciñas por el presente. También decir que he cumplido con los deberes en el plazo establecido. Deberes... o piaceres. Hasta ahora llevas un pleno en recomendaciones. Mach laf.

Un poco de teatro, cortito, en una localización. Un viejuni ciego en silla de ruedas (y no de bicicleta) y un sirviente. Y de fondo 2 cubos de basura… por los que aparecerán 2 personas cual si fueran el monstruo de la basura que había en barrio sésamo. Te hace coña… pero se supone que no tienen piernas. Entrañables. La parte bonica del libro.

El resto

Pesimismo cómico, rebeldía contenida, egoísmo, sumisión y la gota que colma el vaso. Entre otras.

¿Todos locos?

**********************************************************************

NELL (sin bajar la voz): Nada tan divertido como la desgracia, te doy la razón. Pero…

NAGG (escandalizado): ¡Oh!

NELL: Sí, sí, es lo más cómico del mundo. Y nos reíamos, nos reíamos con ganas, al principio. Pero siempre es lo mismo. Sí, es como la historia amena que nos cuentan con demasiada frecuencia, la encontramos siempre amena, pero ya no reímos




“HAMM: (…)Un día te quedarás ciego. Como yo. Estarás sentado en cualquier lugar, pequeña plenitud perdida en el vacío, para siempre, en la oscuridad. Como yo. (Pausa) Un día te dirás: estoy cansado, voy a sentarme, y te sentarás. Luego te dirás: tengo hambre, voy a levantarme y a prepararme la comida. Pero no te levantarás. Te dirás: no debí sentarme, pero ya que estoy sentado me quedaré sentado un poco más, luego me levantaré y me haré la comida. Pero no te levantarás y no te harás la comida..”




HAMM: Me gustan las preguntas de siempre. (Con vivacidad) ¡Ah, las preguntas de siempre, las respuestas de siempre, son las mejores!”




HAMM: Era hermosa, en otro tiempo, como un corazón. Y era fácil de conquistar.

CLOV: Nosotros también éramos hermosos, en otro tiempo. Es raro que no se haya sido hermoso… en otro tiempo.”




CLOV: (…) ¿Cuándo?

HAMM: Oh, hace mucho, mucho. Todavía no habías nacido.

CLOV: ¡Qué tiempos aquellos!”

HAMM: (…) El fin está en el principio y sin embargo uno continúa. (Pausa.) Quizá pueda continuar mi historia, terminarla y empezar otra. (Pausa.) Quizá pueda tirarme por los suelos. (Se levanta penosamente, se deja caer.) Hundir mis uñas en las ranuras y arrastrarme haciendo fuerza con los puños. (Pausa.) Será el fin y me preguntaré qué puso ocasionarlo y me preguntaré qué pudo… (vacila)… por qué tardó tanto. (Pausa.) Estaré allí, en el viejo refugio, solo, frente al silencio y… (vacila)… la inercia. Si pudiera callarme, y quedarme tranquilo, acabaría con el sonido y el movimiento.”




CLOV: (…) Se me ha dicho, esto es la amistad, sí, sí, te lo aseguro, no necesitas buscar más. Se me ha dicho, aquí es, detente, levanta la cabeza y contempla este esplendor. ¡Este orden! Se me ha dicho, vamos, no eres un bruto, medita sobre aquellas cosas y verás cómo todo se aclara. ¡Simplemente! Se me ha dicho, todos esos heridos de muerte, con qué ciencia se descuida.

HAMM: ¡Basta!

CLOV: Me digo algunas veces, Clov, es necesario que sufras más ahora, siguieres que se cansen de castigarte algún día. Me digo, a veces, Clov, es necesario que estés allá mejor que aquí, si quieres que te dejen partir, un día. Pero me siento demasiado viejo, y demasiado lejos, para lograr adaptarme a nuevas costumbres. Bien, esto no terminará nunca, nunca partiré. (Pausa.) Luego, un día, de repente, esto termina, cambia, no lo comprendo, se muere, o yo, no lo comprendo, ni esto tampoco. Lo pregunto a las palabras que quedan, sueño, despertar, noche, mañana. Nada saben decir. (Pausa.) Abro la puerta del calabozo y me voy. Voy tan encorvado que tan sólo veo mis pies, si abro los ojos, y entre mis piernas un poco de polvo negruzco. Me digo que la tierra se ha extinguido, nunca la haya visto viva. (Pausa.) No hay problema. (Puasa.) Cuando caiga lloraré de felicidad.”

No hay comentarios: